La causa más probable de la adicción ha sido descubierta, y no es lo que usted piensa

02-Rat-Park-grafitti-sal-de-la-droga

Johan Hari escribe este artículo como prefacio de su novela autobiográfica donde explica su viaje de ida y retorno de las drogas.

Hace ya cien años que las drogas fueron prohibidas.

Durante todo este largo siglo se ha  librado una guerra contra las drogas, que ha creado nuestra historia sobre la adicción por parte de nuestros maestros y nuestros gobiernos.

Esta historia está tan profundamente arraigado en nuestras mentes que lq damos por sentado.Parece obvio.

Me puse en camino hace tres años y medio en un viaje de 30.000 millas para escribir mi libro, Chasing The Scream: El primer y último día de la guerra contra las drogas, para averiguar lo que realmente está impulsando la guerra contra las drogas. Lo que he aprendido en el camino es que casi todo lo que nos han dicho acerca de la adicción no es correcto, hay una historia muy diferente a la espera, sólo si estamos dispuestos a escucharla.

Lo aprendí todo de una extraordinaria mezcla de gente que conocí en mis viajes.

De los amigos sobrevivientes de Billie Holiday, que me ayudó a aprender cómo el fundador de la guerra contra las drogas, fue el que la indujo a morir en su día, ya que le mostró la heroína, que un día la mataría.

02-billie-holiday-sal-de-la-droga

+ info: http://es.wikipedia.org/wiki/Billie_Holiday

A partir de un médico judío que fue sacado clandestinamente del ghetto de Budapest como un bebé, sólo para descubrir los secretos de la adicción como un hombre adulto.

Desde un vendedor de crack transexual en Brooklyn que fue concebido cuando su madre, una adicta al crack, fue violada por su padre, un oficial de policía de Nueva York.

De un hombre que se mantuvo en el fondo de un pozo durante dos años por una dictadura torturadora, sólo para emerger a ser elegido Presidente de Uruguay y para comenzar los últimos días de la guerra contra las drogas.

Yo tenía una razón personal para  conocer estas respuestas.

Uno de mis primeros recuerdos como un niño es estar tratando de despertar a uno de mis parientes, y no ser capaz de hacerlo.

Desde entonces, he estado dando vueltas sobre el misterio esencial de la adicción en mi mente.

¿Qué es lo que hace que algunas personas se obsesionan con un fármaco o un comportamiento hasta que no puede parar?

¿Cómo podemos ayudar a las personas que vengan de nuevo a nosotros y dejen sus adicciones?

Esta necesidad de saber fue creciendo en a medida que fui creciendo, otro de mis parientes cercanos desarrolló una adicción a la cocaína, y cayó en una relación con un adicto a la heroína. Supongo que la “adicción” se sentía como en su casa para mí.

Si me hubieran preguntado qué causa la drogadicción en mi propia salida, me habría mirado como si fuera un idiota, y diría: “.. Las drogas colega”

No es difícil de entender. Pensé que lo había visto en mi propia vida. Todos podemos explicarlo.

Imagínese si usted y yo y los próximas veinte personas que pasa por la calle toman un medicamento muy potente durante veinte días. Hay fuertes ganchos químicos en estos fármacos, por lo que si  paramos de consumir en el día veintiuno, nuestros cuerpos tendrían la química, y tendríamos un deseo feroz por esta sustancia. Estaríamos adictos. Eso es lo que significa la adicción.

THE RAT PARK EXPERIMENTO CON RATAS Y LAS DROGAS

Una de las formas de esta teoría se estableció primero es a través de experimentos con ratas – las que fueron inyectadas  con drogas en la década de 1980, en una famosa campaña norteamericana de la Asociación para una América Libre de Drogas.

El experimento es simple. Ponga una rata en una jaula, sola, con dos botellas de agua. Una de ellos es sólo agua. La otra es agua mezclada con heroína o cocaína. Cada vez que se ejecuta este experimento, la rata se obsesionan con el agua drogada, y vuelve a por más y más, hasta que se mata a sí misma.

He aquí un cómic ilustrado interesante sobre el parque de la rata “the rat park”:
http://www.stuartmcmillen.com/comics_en/rat-park/

2012-10-Rat-Park-Maus-sal-de-la-droga

El anuncio explica: “Sólo un fármaco es tan adictivo, nueve de cada diez ratas de laboratorio  lo beberá y beberá hasta muertas. Se llama cocaína Y puede hacer lo mismo en usted……”

Pero en la década de 1970, profesor de Psicología en Vancouver llamado Bruce Alexander notó algo extraño en este experimento.

La rata se puso en la jaula sola. No tiene nada que hacer sino toma los medicamentos. ¿Qué pasaría, se preguntó, si intentamos esto de manera diferente? Así que el profesor Alexander construyó un parque para la rata. Era una jaula exuberante donde las ratas tendrían bolas de colores y la mejor comida de ratas y túneles para corretear hacia abajo y un montón de amigos: todo lo que una rata en la ciudad podría desear. ¿Qué es lo que Alexander quería saber que pasaría entonces?

En parque de la rata, todas las ratas obviamente trataron con ambas botellas de agua, debido a que no sabían lo que había en ellas. Pero lo que sucedió a continuación fue sorprendente.

Las ratas con buenas vidas no les gustaba el agua drogada. En su mayoría la evitaron, consumiendo menos de una cuarta parte de las aguas con fármacos. Ninguno de ellos murió.

Las ratas aisladas si la bebieron. Todas las ratas que estaban solas y descontentas en jaulas individuales, pequeñas y tristes, se convirtieron en usuarias adictas.

Ninguna de las ratas que tenían un ambiente feliz se hizo adicta a la droga.

Al principio, pensé que esto no era más que un capricho de ratas, hasta que descubrí que no lo era.

Al mismo tiempo que el experimento Rata Park se hizo un equivalente humano útil y se llamó la Guerra de Vietnam.

La revista Time informó el consumo de heroína era “tan común como la goma de mascar”, entre los soldados estadounidenses, pero no hay pruebas sólidas que apoyen esta tesis: un 20 por ciento de los soldados estadounidenses se había convertido en adicto a la heroína allí, según un estudio publicado en la revista Archives of General Psiquiatría.

Vietnam War US Wounded

Muchas personas estaban comprensiblemente aterrorizadas; creían que un gran número de adictos estaban a punto de volver a casa al terminar la guerra.

Pero, de hecho, un 95 por ciento de los soldados adictos – de acuerdo con el mismo estudio – simplemente se desenganchó. Muy pocos necesitaban rehabilitación. Ellos pasaron de una jaula aterradora a estar de nuevo en un entorno agradable, así que no quería la droga más.

El profesor Alexander argumenta que este descubrimiento es un profundo desafío tanto a la vista de la adicción, que delata que esta es una falta moral causada la percepción de la adicción como “el exceso de fiesta hedonista”, y la visión liberal de que la adicción es una enfermedad que se desarrolla en un cerebro secuestrado químicamente. De hecho, argumenta, la adicción es una adaptación. No es usted. Es su jaula.

Después de la primera fase del parque de la rata, el profesor Alexander entonces retomó una nueva prueba. Volvió a ejecutar los primeros experimentos, en los que las ratas se quedanban solas, y se convertían en consumidoras compulsivos de la droga. Dejó que las tomaran cincuenta y siete días, para poner a prueba y crear su adicción. Entonces el profesor separó a las ratas adictas de su aislamiento, y las colocó en el parque de la ratas ideal.

Quería saber, si alguien cae en ese estado de adicción, si es el cerebro secuestrado, y si se puede recuperar.

Lo que sucedió es – una vez más – sorprendente, es que las ratas parecía tener unos espasmos de la abstinencia por las drogas, pero pronto dejaron su uso intensivo, y volvió a tener una vida normal. La buena jaula los salvó.

(Las referencias completas de todos los estudios que estoy discutiendo están en el libro.)

Cuando me enteré de esto, me quedé perplejo. ¿Cómo puede ser esto? Esta nueva teoría es un asalto tan radical en lo que se nos ha dicho que me sentía como que no podía ser cierto. Pero los científicos más valorados que entrevisté, me lo confirmaron,  y cuanto más estudios relacionados, más descubro cosas que no parecen tener sentido, a menos que se tome en cuenta este enfoque.

“La causa de la adicción es el desapego humano”.

He aquí un ejemplo de un experimento que está sucediendo a tu alrededor, y bien puede pasarte a ti un día.

LAS DROGAS MÉDICAS

Si te atropellan hoy y se te rompe la cadera, probablemente te suministrarán diamorfina, el nombre médico para la heroína. En el hospital alrededor de usted, habrá un montón de gente también con heroína durante largos períodos, para aliviar el dolor. La heroína que se obtiene de la medicina científica tendrá mucha más alta pureza y potencia que la heroína que está siendo utilizada por la calle por los  adictos, que tienen que comprar a los criminales que la adulteran.

03-TRAINSPOTTING-sal-de-la-droga

Imagen: fotografa de la película “Trainspotting” dónde se muestran los efectos de todo tipo de drogas incluso las drogas médicas.

Así que si la teoría de la adicción es correcta, la que dice que es la droga la que causa, hacen que su cuerpo la necesite, entonces es obvio lo que debería  suceder: un montón de gente al  dejar el hospital estaría adicta a los medicamentos y trataría de encontrar esta sustancia en las calles para satisfacer su hábito.

Pero aquí está la cosa más extraña: esto prácticamente nunca sucede. A medida que el médico canadiense Gabor me explicaba estos casos,  los usuarios médicos de “drogas”,  sólo se detienen de su consumo y no son adictos, a pesar de meses de uso.

El mismo fármaco, utilizado durante el mismo período de tiempo, vuelve de la calle a los usuarios en adictos desesperados y deja a los pacientes médicos no afectados de esta adicción.

La persona adicta a las drogas en la calle es como las ratas en la primera jaula lúgubre, aisladas, solas, con una sola fuente de consuelo a la que recurrir, la droga. El paciente médico es como las ratas en la segunda jaula, la “jaula de oro” en la que vive – a la que quizás también sea adicta. Una persona/rata se va a una casa con una vida en la que está rodeada de las personas que ama. El fármaco es el mismo, pero el entorno es diferente.

Esto nos da una idea que va mucho más allá de la necesidad de comprender a las personas adictas.

CONEXIONES HUMANAS

El profesor Peter Cohen sostiene que los seres humanos tienen una profunda necesidad de unir y formar conexiones. Es la forma por la que obtenemos nuestra satisfacción personal emocional. Si no podemos conectarnos unos con otros, vamos a conectar con cualquier cosa que podamos encontrar – el zumbido de una rueda de la ruleta de juego de un bingo o el pinchazo de una jeringa.

Dice que deberíamos dejar de hablar de “adicción” por completo, y en lugar de eso  llamarlo ‘unión’.

Un adicto a la heroína se ha unido a la heroína porque no podía vincularse  plenamente a una persona, y lo hace con cualquier otra cosa.

04-desapego-sal-de-la-droga

Así lo contrario de la adicción no es la sobriedad, es la conexión humana.

Cuando me enteré de todo esto, fui poco a poco convenciéndome, pero todavía no podía quitarme de encima una duda persistente:

¿Son estos los científicos que dicen que los ganchos químicos no crean ninguna adicción?

Se me explicó a mí – usted puede hacerse adicto a los juegos de azar, y nadie piensa que se inyecte una baraja de cartas en sus venas. Usted puede tener toda la adicción, y ninguna adicción a productos químicos.

ADICCIÓN AL JUEGO

Fui a una reunión de Jugadores Anónimos en Las Vegas (con el permiso de todos los presentes, que sabían que yo estaba allí para observar) y fueron tan claramente adictos al juego como los adictos a la co06-video-juegos-de-la-drogacaína y la heroína que he conocido en mi vida. Sin embargo, no había sustancias adictivas sobre la mesa de dados.

Pero aún así, sin duda, me preguntaba, si hay algo que contribuye a la adicción desde los productos químicos.

Resulta que hay es un experimento que nos da la respuesta a esto en términos muy precisos, lo que he aprendido acerca de en el libro de Richard DeGrandpre El Culto de Farmacología.

ADICCIÓN AL TABACO

Todo el mundo está de acuerdo en el tabaquismo es uno de los procesos más adictivos a nuestro alrededor.

Las sustancias químicas que hay en el tabaco proceden de una droga en su interior llamada nicotina.

Por eso, cuando se desarrollaron los parches de nicotina a principios de 1990, había una enorme oleada de optimismo: los fumadores de cigarrillos podría conseguir todos sus ganchos químicos, sin la otra sucia manera de consumir nicotina, con mortales efectos, de fumar cigarrillos. Ellos serían liberados.

05-tabaco-sal-de-la-droga

Sin embargo, la Oficina del Cirujano General ha encontrado que sólo el 17,7 por ciento de los fumadores de cigarrillos son capaces de dejar de usar los parches de nicotina.

Pero lo que revela una vez más es que la historia nos ha enseñado acerca de la causa de la adicción con ganchos químicos es, de hecho, real, pero sólo una pequeña parte de una imagen mucho más grande de la adicción.

Esto tiene enormes implicaciones para los cien años de guerra contra las drogas.

Esta masiva guerra que, como vi, mata a la gente de los centros comerciales de México a las calles de Liverpool, y se basa en la afirmación de que tenemos que erradicar físicamente toda una serie de productos químicos, ya que secuestran los cerebros de las personas y causan adicción.

Pero si las drogas no son el conductor de la adicción, si, de hecho, es la desconexión que impulsa la adicción, esto no tiene sentido.

Irónicamente, la guerra contra las drogas en realidad aumenta en todos aquellos conductores mayores de adicción.

Por ejemplo, fui a una prisión en Arizona  “Tent City”, donde los presos están recluidos en diminutas jaulas de aislamiento de piedra (“The Hole”) durante semanas y semanas enteras para castigarlos por el consumo de drogas. Es lo más cercano a una recreación humana de las jaulas que garantizaban la adicción letal en ratas que puedo imaginar. Y cuando esos presos salen de la cárcel, no van a ser contratados debido a sus antecedentes penales, garantizando su extrema alienación aún más de la sociedad “normalizada”.

LA DROGA EN LA CÁRCEL

06-drogas-en-la-carcel-video-juegos-de-la-droga

Vi que se está jugando con las personas en miles de historias humanas que conocí a través del mundo.

Hay una alternativa:

Podemos construir un sistema social común diseñado para ayudar a los adictos a las drogas puedan volver a conectar con el mundo  y así dejar atrás sus adicciones.

LEGALIZACIÓN DE LA DROGA EN PORTUGAL: UN CASO DE ÉXITO

Esto no es teórica. Está sucediendo. Lo he visto. Hace casi quince años, Portugal tuvo uno de los peores problemas de drogas en Europa, con un 1 por ciento de la población adicta a la heroína. Habían tratado de una guerra contra las drogas, y el problema sólo siguió empeorando. Así que decidieron hacer algo radicalmente diferente. Resolvieron despenalizar todas las drogas, y la transferencia de todo el dinero que gastaban en arrestar y encarcelar a los drogadictos, y gastarlo en lugar de volver a conectarlos a sus propios sentimientos, y para el bien de la sociedad en general. Descubrieron que el paso más importante es conseguir la vivienda segura y puestos de trabajo subvencionados por lo que se tienen un propósito en la vida, y algo para salir de la cama para vivir y motivarse. Vi como se les ayuda, en clínicas cálidas y acogedoras, para aprender cómo volver a conectar con sus sentimientos, después de años de trauma producido por el silencio de las drogas.

Un ejemplo que conocí fue  un grupo de adictos que recibieron un préstamo para establecer una empresa de mudanzas. De repente, eran un grupo, todos unidos entre sí y con la sociedad.

Los resultados de todo esto se encuentran ahora en un estudio independiente de la Revista Británica de Criminología, que encontró que desde la despenalización total adicción ha caído el uso de drogas inyectables Y se ha reducido en un 50 por ciento. Voy a repetir que: uso de drogas inyectables se ha reducido en un 50 por ciento.

La despenalización ha sido un éxito tan manifiesta que  hace que muy pocas personas en Portugal quieran volver al sistema antiguo. La campaña principal contra de la despenalización en el año 2000 fue  de Joao Figueira, principal jefe de policía anti drogas del país. Cuando nos sentamos juntos en Lisboa me dijo que ahora espera que todo el mundo siga el ejemplo de Portugal.

Esto no sólo es relevante para los adictos a los que amo. Es relevante para todos nosotros, porque nos obliga a pensar de forma diferente sobre nosotros mismos. Los seres humanos somos una unión de animales, seres vivos. Tenemos que conectar y amar. La frase más sabia del siglo XX fue EM Forster: “sólo conectar.” Pero hemos creado un entorno y una cultura que nos corta la conexión, o sólo ofrecen la parodia de las relaciones personales, como ahora lo hace también Internet.

El aumento de la adicción es un síntoma de una enfermedad más profunda en la forma en que vivimos, constantemente dirigiendo nuestra mirada hacia el siguiente objeto brillante que debemos comprar, en lugar de mirar a los seres humanos que nos rodean, y amarnos.

El escritor George Monbiot ha llamado a esto “la edad de la soledad.”

Hemos creado las sociedades humanas en las que es más fácil para las personas a ser separadas de todas las conexiones humanas que nunca.

Bruce Alexander, el creador del parque de la rata, me dijo que durante demasiado tiempo, hemos hablado exclusivamente de la recuperación individual de la adicción. Ahora tenemos que hablar de la recuperación social: cómo todos nosotros nos recuperamos juntos de la enfermedad de aislamiento que se está hundiendo en nosotros como una niebla espesa.

Pero esta nueva evidencia no es sólo un desafío para nosotros políticamente. No sólo nos obligan a cambiar de opinión. Nos obliga a cambiar nuestros corazones.

Amar a un adicto es muy duro. Cuando miré a los adictos a la que amo, siempre era tentador seguir el consejo de darles amor duro, como el repartido por la realidad que se muestra en nuestra sociedad actual, como Intervención, para cortar las adiccciones. Su mensaje es que un adicto que no se detendrá en su adicción debe evitarse, cortarse.

Es la lógica de la guerra contra las drogas importada a nuestra vida privada, pero, de hecho, me enteré, que sólo profundizará su adicción y se puede perder por completo.

Llegué a casa decidido a atar a los adictos en mi vida más cerca de mí que nunca  para que sepan que los amo incondicionalmente.

Cuando regresé de mi largo viaje, miré a mi ex novio, temblando en mi cama libre, y yo pensaba en él de otra manera. Durante un siglo, hemos estado cantando canciones de guerra sobre los adictos. Se me ocurrió mientras me limpiaba la frente, deberíamos haber estado cantando canciones de amor a ellos todo el tiempo.

La historia completa del viaje de Johann Hari – contada a través de las historias de las personas que conoció – se puede leer en Chasing The Scream: El primer y último día de la guerra contra las drogas, publicados por Bloomsbury. El libro ha sido elogiado por todos, desde Elton John Glenn Greenwald de Naomi Klein. Lo puedes comprar en absoluto buenas librerías y leer más en www.chasingthescream.com.

Johann Hari hablará de su libro a las 7pm en Política y prosa en Washington DC el 29 de enero, a la hora del almuerzo en la Y de la calle 92 en la ciudad de Nueva York el 30 de enero, y por la noche en el Red Emma en Baltimore en el 4 de febrero 2015.

Las referencias completas y fuentes para toda la información citada en este artículo se pueden encontrar en extensas notas finales del libro.

Si desea más actualizaciones sobre el libro y este problema, puede recibir la página de Facebook: https://www.facebook.com/chasingthescream

Siga Johann Hari en Twitter: www.twitter.com/johannhari101

Acceso a la compra directa del libro >>

http://www.amazon.com/Chasing-Scream-First-Last-Drugs/dp/1408857839%3FSubscriptionId%3DAKIAISK5BFCJ3XMGMXXQ%26tag%3Dthehuffingtop-20%26linkCode%3Dxm2%26camp%3D2025%26creative%3D165953%26creativeASIN%3D1408857839

fuente: artículo original publicado en: The huffingtonpost:

http://www.huffingtonpost.com/johann-hari/the-real-cause-of-addicti_b_6506936.html

traducido por Sal de la Droga

Anuncios

Un pensamiento en “La causa más probable de la adicción ha sido descubierta, y no es lo que usted piensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s